comprar piso

¿Cuáles son los requisitos para conseguir una hipoteca?

07/12/2018

author:

¿Cuáles son los requisitos para conseguir una hipoteca?

Tiempo de lectura: 7 minutos

Una de las preocupaciones a la hora de querer comprar una propiedad es pensar si te van a conceder o no la hipoteca para la casa de tus sueños. Para que sepas todo lo que necesitas, te contamos 5 requisitos imprescindibles para que esa vivienda sea tuya.

Han pasado ya 10 años desde la caída de Lehman Brothers, el banco estadounidense que causó, junto a otros agentes y factores como la falta de regulación económica o la excesiva especulación, la Gran Recesión que azotó al mundo desde los años 2007 y 2008 hasta nuestros días.

Desde entonces, la situación financiera ha variado mucho, pero lo que no ha cambiado es la necesidad de los futuros compradores de viviendas de la obtención de hipotecas para su adquisición.

Actualmente los bancos están más vigilados que hace diez años, y la firma de hipotecas está experimentando una evolución ascendente gracias a la confianza que los nuevos clientes están depositando en las entidades financieras, que ahora tienen mucho más en cuenta el riesgo de las operaciones.

Los tiempos en los que los bancos concedían hipotecas sin demasiados miramientos han pasado a la historia. Ahora para conseguir una hipoteca hay que cumplir con una serie de requisitos y exigencias que echan para atrás a gran parte de los compradores.

Pero como sabéis, la información es poder y por ello vamos a contarte todos los requisitos necesarios hoy día para conseguir una hipoteca:

¿Qué necesito para que me den una hipoteca? 

Documentación actualizada

En primer lugar, y antes de entrar en cuestiones financieras, el banco necesitará los siguientes documentos para conceder un crédito hipotecario:

Documentación básica:

  • NIF o NIE
  • Resumen oficial de la vida laboral
  • Declaración del IRPF más reciente
  • Recibos de otros préstamos activos
  • Escrituras de otras propiedades en posesión
  • Extractos bancarios más recientes

Documentación para una vivienda ya seleccionada:

  • Contrato de arras de la casa que vaya a adquirirse
  • Información relativa al inmueble
  • Escritura del inmueble (si el contrato de compraventa ya está firmado)
documentación hipoteca
Para una hipoteca es imprescindible tener toda la documentación, tanto personal como profesional, en regla.

Documentación relativa al trabajo:

  • Contrato laboral
  • Copia de las últimas nóminas
  • Declaración anual del IVA e IRPF (autónomos). También pagos trimestrales y declaraciones fraccionarias.
  • Justificante de pago de las últimas cuotas de autónomos.
  • Justificante de pagos a la Seguridad Social.

Disponer de estos documentos en la mayor brevedad posible servirá para acortar los plazos, aunque los requisitos y metodologías son diferentes en cada entidad. En todo caso, la presentación de estos documentos tiene como propósito garantizar la estabilidad económica del candidato, así que es aconsejable entregar al banco cualquier otro justificante que pueda contribuir a obtener su confianza e incluso a mejorar las condiciones de la hipoteca.

Poseer dinero ahorrado

Como detallamos en la entrada sobre los diferentes tipos de hipoteca, actualmente los bancos no suelen conceder una financiación superior al 80% del valor de la vivienda. Es más, este porcentaje puede ser inferior en situaciones como la compra de una segunda propiedad. Tan solo sería posible obtener una hipoteca cercana al 100% contando con avalistas muy solventes o dobles garantías.

Pero disponer de un 20% ahorrado no es suficiente. El contratante debería tener un patrimonio superior para asumir los gastos de compraventa. En caso contrario, la entidad podría considerar arriesgada la operación y denegar la concesión hipotecaria. Lo más recomendable es disponer como mínimo de unos ahorros superiores al 35 o 40% para convencer al banco.

ahorros hipoteca
Los bancos valoran mucho tener ahorros cuando se quiere iniciar una hipoteca.

Pedir una hipoteca sin ahorros es una garantía casi segura de fracaso a la hora de intentar obtener un préstamo, ya que, junto al punto que explicaremos a continuación, el dinero ahorrado es uno de los principales activos de los bancos para asegurarse el éxito en este tipo de operaciones.

Solvencia económica y estabilidad laboral

¿Se necesita tener trabajo para pedir una hipoteca? Sí. Uno de los principales indicadores de confianza de una entidad financiera para conceder un préstamo hipotecario es que el firmante tenga unos ingresos fijos, y estos suelen ser fruto de un trabajo estable que permita el pago de las cuotas mensuales hasta el fin de la concesión hipotecaria.

Es difícil calcular la cifra exacta con la que un banco pueda sentirse seguro para decidirse a acceder a la firma, pero se estima que unos ingresos fijos de en torno 2000 euros al mes deberían serían suficientes para conseguir una hipoteca y así dedicar como máximo entre un 30 y un 35% de los ingresos netos mensuales al pago de la misma.

El trabajo estable es uno de los puntos imprescindibles para la hipoteca

Esto elimina casi por completo la posibilidad de conseguir una hipoteca siendo mileurista. En estos casos, los bancos sólo accederán a la concesión de una hipoteca firmada en pareja, en la que los ingresos mensuales supongan una garantía de pago.

No figurar en ficheros de morosos

Las entidades bancarias tienen muy en cuenta el historial financiero del cliente. Un expediente impecable asegura en un alto porcentaje la firma de una hipoteca, así como antiguos impagos o la presencia en listados de morosos dificultan cualquier operación financiera.

persona sin dinero
Antes de enfrentarte a una hipoteca, no debes tener ninguna deuda.

Igualmente, los bancos se mostrarán recelosos si el aspirante, a pesar de no constar impagos, posee uno o varios préstamos vigentes que pudieran poner en riesgo el cumplimiento del contrato. Sobre todo si entre todos ellos se supera el endeudamiento recomendado.

Contar con un aval

En el caso de que el banco no considere positivamente el perfil del candidato, la presencia de un aval podría suponer la diferencia entre la obtención de un crédito hipotecario y su denegación. De esta manera el banco podrá asegurarse ante un posible caso de impago.

negociación
La negociación y el compromiso de un aval.

Contar con un aval aumenta las posibilidades de la concesión de una hipoteca, pero desde el punto de vista del avalista esto implica una serie de riesgos, ya que desde el momento de la firma se adquiere un compromiso de solidaridad con el contratante, incluidos sus herederos en el caso de fallecimiento.

Apunte extra: comprar una buena vivienda

Puede resultar obvio, pero comprar una buena vivienda puede ser lo que determine al banco concedernos un crédito hipotecario. Las entidades cada vez tienen más en cuenta la situación geográfica y el atractivo del inmueble a la hora de conceder un préstamo y por eso, también es necesario conocer bien la zona. El motivo es sencillo: de cumplirse estos requisitos, les será más fácil vender la vivienda rápidamente y a buen precio en el caso de tener que adjudicársela.

viviendas
Una buena localización siempre sumará puntos en muchos aspectos.

Estos son los principales requisitos para obtener una hipoteca, pero existen otras alternativas para conseguirlo. Entre ellas, ampliar nuestra vinculación con el banco. Anteriormente hemos recomendado reducir al mínimo la contratación de productos o servicios a la hora de firmar una hipoteca, pero es una posibilidad que se ha de contemplar para intentar obtener el mejor precio posible.

En este sentido, domiciliar la nómina, contratar un seguro de vida y de hogar, realizar aportaciones a planes de pensiones, contratar tarjetas… servirá para que el banco vea con mejores ojos la concesión de la hipoteca.

Alquilar, la única alternativa para los jóvenes

Por último, si eres joven y has entrado recientemente al mercado de trabajo o cuentas con una corta experiencia laboral, te preguntarás cuáles son tus opciones para disponer de una vivienda. En tu caso la mejor alternativa sigue siendo el alquiler.

A pesar de que en algunas ciudades el precio del alquiler se ha disparado los últimos años, como en Barcelona o Madrid, donde el metro cuadrado se paga a 17,6 y 15,9 euros, respectivamente, alquilar una vivienda es la opción más factible.

El alquiler por habitaciones también es otra opción por la que muchos jóvenes optan.

En estos casos la mensualidad puede incluso igualar el precio de una cuota hipotecaria, pero el alquiler no crea ninguna vinculación entre el arrendatario y el inmueble. Además, el arrendador pondrá menos exigencias a la hora de firmar el contrato en comparación con una entidad bancaria.

Ten todos los requisitos en cuenta y la hipoteca será tuya

En conclusión, si quieres que cualquier banco te de una hipoteca, deberás cumplir todos o casi todos los requisitos que has visto en este artículo. Recuerda: documentación al día, tanto personal como profesional, ahorros superiores al 35-40% para convencer al banco, estabilidad laboral y unos ingresos normalmente superiores a unos 2000 euros y no estar en ninguna lista de morosos ni tener ningún tipo de deuda pendiente.

Además, contar con un aval y que la vivienda tenga una buena situación geográfica, podrá sumar puntos en algunas ocasiones.

Esperamos que esta información pueda servirte de ayuda, ya sea tanto para estar al día del mercado hipotecario y de los requisitos actuales para conseguir una hipoteca como para resolver de manera exitosa una negociación con una entidad financiera. ¿Te ha sido útil esta publicación? ¡No dudes en hacérnoslo saber!

 

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *