Vendedores

¿Qué debes hacer si okupan tu casa?

18/08/2020

author:

Tiempo de lectura: 14 minutos

Ante el aumento de okupaciones de viviendas en España, descubre cómo actuar y qué puedes hacer y qué no si okupan tu casa.

El tema de los okupas es algo que ha preocupado siempre, pero en los últimos meses y años, se está registrando un incremento de ocupaciones que hacen saltar las alarmas. 

El confinamiento y poco control de las segundas residencias, la multitud de casas vacías que hay, la gente de vacaciones y los descuidos ocasionales en las viviendas habituales hacen que los okupas estén más activos y no dejen de entrar en casas como si tuvieran llaves, con total normalidad. 

Sin embargo parece ser que la ley que tendría que proteger estas situaciones no está del todo clara, lo que hace que se creen muchos bulos o información errónea sobre lo que sí puedes hacer y lo que no, en caso de que te ocupen la casa. 

La casa okupa más famosa de Barcelona.
La casa okupa más famosa de Barcelona.

Para salir de dudas, en este artículo vamos a hablar sobre este tema en profundidad y te explicaremos qué debes hacer si ocupan tu casa, cuales son los pasos a seguir en caso de sufrir una okupación, qué se puede hacer para evitar que te ocupen la casa, así cómo cuáles son los derechos del okupa y los datos y cifras de este año, 2020, en relación a la ocupación de las viviendas. 

Toma nota de todo lo que comentamos en este artículo, y actúa del mejor modo posible ante una situación así.

5 pasos a seguir si te ocupan la casa como propietario

Si te han okupado la casa y has llegado a este artículo, seguro que lo primero que quieres saber es qué puedes hacer para echar a esas personas que te han quitado la casa, y ya después todas las explicaciones complementarias. 

Aún así te diré que no es un proceso sencillo, pues cómo veremos más adelante, la ley que ampara al propietario en estas situaciones y la que ampara al okupa está generando muchas controversias, y eso no lo pone fácil. 

Sin embargo, en estas situaciones te recomendamos seguir estos pasos: 

1.- Mantén la calma

Sí. Ya sé que desde fuera todo parece más fácil, pero te aseguro que poniéndote nervioso no ganarás nada. Si te han okupado la casa ya no hay marcha atrás y ahora hay que ser fuerte para acabar con este problema cuanto antes. Con lo cual, serénate, estáte medianamente tranquilo y actúa con cabeza. Deja eso de tomarte la justicia por tu mano, pues no servirá para nada y acabarás perjudicándote tú. Ahora es el momento de tener todos los sentidos activados y actuar con rapidez y eficacia. 

2.-  Llama o ve a la policía 

De inmediato, cuando te das cuenta de que no puedes entrar en tu casa porque alguien se ha adueñado de ella, llama a la policía o ve a comisaría corriendo. De este modo, a priori no necesitarás ninguna documentación que acredite que es tu casa, ya que la titularidad se verificará después. Pero es el método más rápido para que puedan desalojarlos siempre que se pueda. 

En estos casos, las 24-48 horas de la okupación son claves. Como la ley es un poco versátil, si la okupación se produce en un plazo de 24 a 48 horas, las fuerzas y cuerpos de seguridad podrán actuar desalojando la vivienda y entrando en ella sin orden judicial, ya que se entenderá que se ha producido un allanamiento de morada. 

Sin embargo, pasadas las 48 horas, ya se necesitará una orden judicial para poder entrar en la vivienda y entonces proceder al desalojo, que será un proceso más largo ya que se tendrá que tratar por vía judicial. 

3.- Si han pasado más de 48 horas, llama a tu abogado

Si no has tenido la suerte de desalojar a los okupas antes de las primeras 48 horas, la cosa será más complicada. En este caso deberás ponerte en contacto con un abogado y un procurador y formalizar una demanda civil que constate la solicitud de recuperación de la posesión de la vivienda, y al mismo modo, presentar una carta de desahucio, en el juzgado de primera instancia del municipio donde se haya registrado la ocupación. 

Para poder llevar a cabo este proceso, el propietario deberá incluir en la solicitud, las escrituras de la vivienda que acreditan que la propiedad es suya o el contrato de arrendamiento en el caso de que el afectado haya sido un inquilino. 

Con estos documentos se podrá iniciar un proceso para poner en marcha la orden judicial y así proceder al desalojo. Sin embargo, es un proceso lento y pueden haber complicaciones, como por ejemplo, que los ocupas aporten algún tipo de justificante que corrobore su situación posesoria del inmueble en cuestión, haciendo que la recuperación del hogar por parte del propietario se retrasara más. 

En cambio, si en unos 5 días, los ocupas no tienen nada que mostrar, la sentencia se dictaminaría de inmediato y la ejecución del desalojo podría hacerse más rápido. 

4.- La identificación de los okupas

Cuando el juez llama a declarar a ambas partes, tanto el dueño como los okupas deben ser identificados, pero como es lógico, la mayoría de las veces, estos últimos se niegan a hacerlo. 

No identificarse supone pues un retraso de los días y una dilatación del problema, con lo cual, tanto la policía como el propietario deberán investigar quienes son los que ahora se han adueñado de la vivienda.

En la mayoría de los casos los okupas se negaran a identificarse
En la mayoría de los casos los okupas se negaran a identificarse

Aún así, ahora existen una excepción en el ordenamiento jurídico y no hacen que la identificación sea un punto imprescindible para poner en marcha el proceso de desalojo, y  así tener la finalidad de agilizar el desalojo de los okupas, pues habían situaciones que su identificación era imposible. 

5.- Esperar al desalojo

Como has visto, si la okupación se detecta en las primeras 48 horas, recuperar el inmueble será más fácil dentro de toda la problemática. En cambio, si te ha pillado de vacaciones o era una segunda residencia y no has podido detectar la okupación en ese plazo de tiempo, el proceso será más largo. 

Asimismo, con la nueva ley, las cosas han cambiado y ahora no debería pasar más de un mes desde que el propietario o inquilino pone la demanda hasta que se produce el desalojo. Pero esto, como en todo, depende mucho de cómo esté de colapsado el juzgado y del tiempo que marque la justicia y cada tribunal. 

Antes solía durar desde unos 9 meses a unos 2 años, pero ahora parece ser que todo ha cogido un poco más de velocidad. Y, con el cambio de legislación, estos casos son apuntados como preferentes respecto a los demás, con lo cual, esperemos que si es tu caso, recuperes tu vivienda lo antes posible. 

Y ahora, solo te quedará esperar y estar atenta a las nuevas notificaciones del juzgado. 

Cosas a tener en cuenta si sufres una okupación 

A parte de los pasos a seguir que te hemos comentado en el párrafo anterior, hay una serie de cosas que deberás tener en cuenta si sufres una okupación: 

No actuar por tu propia cuenta

Si te han okupado la casa, depende del carácter que tengas y cómo te pille, alomejor tienes ganas de tirar la puerta abajo y acabar con los okupas, pero siendo realistas esto solo te va a traer más problemas. 

Además, existen algunas teorías de que es mejor a veces no denunciar y tomarse la justicia por su mano, haciendo que los okupas salgan de la propiedad en algún momento, y aprovechar ese instante para que un cerrajero pueda cambiar de nuevo la cerradura y así ya tú como propietario volverte a instalar en la casa y así cuando quieran entrar, denunciar por allanamiento de morada. 

Sin embargo, aunque parezca una idea bastante tentadora, te aseguramos que no tiene muchos resultados, pues los okupas ya se saben todos los trucos y pensamientos de los propietarios y esa táctica te acabará saliendo rana. 

Por lo tanto, lo mejor es que denuncies y sigas los pasos que te hemos explicado para llevar a cabo la mejor vía en este problemático proceso. 

Los gastos asociados a la recuperación de la vivienda

Si lo piensas, que puedan pasar este tipo de cosas parece increíble, pero hay veces que no queda más remedio que aceptar y seguir para adelante, aunque fastidie. Y es que otro de los problemas que suele preocupar más a los propietarios cuando sufren una okupación es el hecho de que se tengan que pagar unos costes y gastos para poder recuperar la vivienda. 

La decepción de gastar dinero por recuperar tu casa
La decepción de gastar dinero por recuperar tu casa

Aunque los okupas acaben siendo condenados, la mayoría de las veces se van a declarar insolventes, con lo cual, tu como propietario no serás indemnizado y tendrás que encima, hacer frente a unos gastos como por ejemplo: el abogado, el procurador, el cambio de cerradura o los sistemas de seguridad una vez recuperada la casa, etc. Unos gastos que van a oscilar, dependiendo la situación del propietario, ei tipo de casa y el grado de ocupación, entre unos 500 y 3000 euros. 

El papel de los Desokupas

Pero encima, los gastos quizás no acaban allí, pues ahora existen numerosos colectivos llamados Desokupas que se encargan de pactar con los okupas los desalojos a cambio de dinero, y claro, en ciertas situaciones, los propietarios darían lo que fuera por volver a recuperar su casa, algo que supone otro gran desembolso económico más por parte de los titulares de la vivienda okupada. 

Los tipos de viviendas que más se ocupan

A pesar de que el número de okupacoines haya aumentado significativamente respecto a los otros años – cosa que veremos a continuación – sí que es cierto que la probabilidad de que te ocupen la casa, a ti, cuando por ejemplo vas a comprar el pan, o al irte un fin de semana de vacaciones, sigue siendo baja. 

Los okupas suelen fijarse en un tipo de viviendas determinadas, ya que su objetivo principal son las viviendas vacías. Suelen cometerse más okupaciones en viviendas de bancos, en promociones que se han acabado de construir y están a punto de ser entregadas o en aquellos pisos que se anuncian para vender o alquilar. 

Estos tipos de viviendas suelen ser las más fáciles y accesibles para los okupas, aunque también optan en ocasiones por viviendas de participantes que están vacías porque son una segunda residencia, o como hemos dicho, la tienen para vender o alquilar. 

Son las elegidas porque los propietarios no suelen enterarse de la okupación antes de las 48 horas claves y entonces, el desalojo se vuelve mucho más complicado y lento. En ocasiones, los titulares de las viviendas no se enteran de que su piso ha sido okupado hasta varios meses y eso hace que el desalojo pueda tardar también, después, años. 

Los que se encargan de okupar las casas lo tienen todo muy estudiado y ya saben que los caminos legales son distintos, tanto para desalojar una casa habitual (que se recurrirá a la vía penal) como una segunda residencia (que habrá que recurrir a la vía civil) y por eso, saben lo que deben elegir. 

La ley y los derechos del okupa

Aunque parezca mentira, los okupas tienen derechos cuando ocupan las casas y es que en cierto modo existe una ley que se llama “derecho a una vivienda”, cosa que ha ocasionado que la okupación se haya convertido en una rebeldía y un movimiento social que hace posible lo necesario. 

Sin embargo, para conseguir un hogar no se debe sacar el hogar a otra persona y ahí es donde está el error y la problemática en la ley española que hasta hace pocos años estaba formada por diversas controversias que ponían en el peor paradero al propietario de las viviendas que estaban ocupadas. 

Los sin techo muchas veces se convierten en okupas.
Los sin techo muchas veces se convierten en okupas.

Las situaciones son difíciles para muchos y cada vez más los números de personas que carecen de un techo para dormir aumentan. A eso también se le debe sumar las dificultades que tienen los jóvenes para emanciparse o todo el daño que hizo la crisis o la está haciendo ahora, la actual crisis sanitaria del Coronavirus. 

Pero aún así, no se puede tolerar que la necesidad se convierta en delito y por eso, hace poco que la Ley de Enjuiciamiento Civil, en relación a la ocupación ilegal de viviendas, está siendo modificada. 

Antes del 2018  no había ninguna ley o artículo que amparara al propietario en caso de okupación y pudiera recuperar su casa de manera rápida y eficaz. 

Habían muchas incertidumbres sobre el tema, y eso, años atrás, ocasionaba más okupaciones con la finalidad ya no de obtener una vivienda para vivir, sino para pedir al propietario una compensación económica si éste quería que el okupa desalojara su casa. 

Una completa barbaridad que dió pie a un repunte de okupaciones donde ninguna ley decía nada que no se pudiera hacer con total claridad. 

El manual y los derechos de los okupas

Pero, a pesar de las nuevas restricciones, los okupas cuentan con un manual propio y unos derechos (como el conseguir el mínimo de ingreso vital de 500 euros al mes por ser okupa) que hacen que su estancia en las casas okupadas se alargue tanto como puedan, con el fin de seguir aprovechando las debilidades que aún presenta la ley y retrasar así lo máximo posible el desalojo. 

¿Cómo suelen actuar los okupas a la hora de okupar una vivienda? 

Antes de hacer una ocupación en una vivienda, los okupas lo suelen tener todo muy estudiado y premeditado, y para ello, normalmente suelen seguir estas técnicas y tácticas para asaltar lo que será su nuevo hogar: 

Estudio y recopilación de información sobre el inmueble

No te creas que los okupas van a una vivienda cualquiera, pues cómo he dicho, lo tienen todo muy estudiado y antes de okuparla se encargan de recopilar toda la información necesaria en el Catastro, en el Registro de la Propiedad, en páginas web del Ayuntamiento o en lugares como Informa o Axesor. También lo que hacen mucho es frecuentar la zona para familiarizarse con ella y hablar con los vecinos para sacar el máximo de información posible. 

Vigilancia de la zona

Cuando ya conocen las características del inmueble, es hora de analizar la vivienda por fuera y trazar un plan: detectar la entrada y salida de las personas y sus movimientos, comprobar el tráfico y sus inmediaciones y localizar posibles cámaras de videoviigilancia, entre otros. 

 La entrada o asalto

Este es el momento más complicado pues no pueden se vistos por nadie y deben hacerlo sin forzar demasiado los puntos de entrada para que no se reconozca como un delito de allanamiento de morada o robo ni daños por más de 400 euros, lo que supondría un delito ya castigado con pena de cárcel. Para ello, en las puertas suelen emplear palancas o taladros y en las ventanas cortacristales o martillos de emergencia. 

La instalación y aislamiento

Cuando consiguen entrar, lo que suelen hacer es inmovilizar la cerradura y evitar que el propietario pueda entrar con su llave usando Superglue u otras técnicas.

La creación de una fortaleza

Las primeras horas son clave y si el propietario se entera de la okupación lo que hará será llamar a la policía y proceder a un desalojo inmediato. Por eso, para que la policía no pueda entrar los okupas añaden todo lo que pueden a la puerta y la cubren con cadenas y candados para hacer más difícil la posible entrada de las fuerzas y cuerpos de seguridad.

Cuando okupan la casa se encargan de que el propietario no pueda volver a entrar
Cuando okupan la casa se encargan de que el propietario no pueda volver a entrar

El cambio de cerradura

Después de estar atentos a la posible intrusión de la policía, lo que más les urge es cambiar la cerradura para una mayor protección y seguridad. Además, de este modo demostraran que llevan más de 48 horas y pueden quedase con la casa.

Evitar que se les confunda como ladrones

Ellos lo tienen claro y no se identifican como unos ladrones, sino como okupas y para eso, por si la policía lograra entrar y les pillara con las manos en la masa, lo que siempre suelen llevar son objetos representativos que indiquen que son okupas, ya sea en forma de banderas u otro símbolo parecido. Y también tienen cuidado de las cosas de valor, haciendo un listado y guardándolas, para que así la policía no pueda denunciarlos por robo.

Retrasar el proceso

Si el propietario ha denunciado y se inician los procedimientos judiciales, a los okupas les interesará ganar tiempo y para eso harán todo lo posible para negar su identificación, retrasar las testificaciones, o inculparse y así estar viviendo del gorro hasta dos años en una casa que no es suya. 

Medidas para evitar la ocupación de una casa

Si no quieres que te ocupen la casa o deseas no volver a vivir por lo mismo nunca más, en este párrafo te traemos algunos consejos y medidas para evitar la ocupación de una casa: 

Ten tu propiedad en uso

Como has podido ver a lo largo del artículo, las viviendas que tienden a ser más okupadas son aquellas que están vacías o llevan mucho tiempo inactivas, ya sea porque son de segunda residencia o no se acaban de vender o alquilar. 

Si estás en una situación como esta, lo mejor es que tu segunda residencia a la que no vas a lo largo de todo el invierno la alquiles, y lo mismo para aquellas que no te decides por vender.

Todo serán ventajas si la alquilas: No tendrás la vivienda vacía, ganaras dinero y rentabilidad y habrá alguien pendiente de tu casa y lo más importante, ¡movimiento! De este modo, los okupas pasaran de largo. 

Mantén tu piso con movimiento y alquila el hogar
Mantén tu piso con movimiento y alquila el hogar

Una vivienda con vida

Si no quieres alquilarla por lo que sea y prefieres seguir teniendola vacía para cuando vayan tus hijos a pasar un fin de semana o para tenerla disponible cuando a ti te apetezca, lo que te recomendamos es que la vivienda tenga vida. 

Es decir, deberás hacer que parezca que haya alguien viviendo, aunque no lo haya. Y eso te ocasionará un poco de tiempo pero así evitarás muchos sustos. Mira que las plantas estén cuidadas, recoge frecuentemente las cartas, haz que se encienda de vez en cuando alguna luz, etc. 

Cuidado con las marcas de los okupas

Los okupas, al igual que los ladrones, tienden a realizar marcas en las puertas o cerca de la vivienda para avisar de ciertas cosas como por ejemplo: casa desocupada, casa sola y libre, de vacaciones, con perro, etc. 

Por eso es importante ir revisando tu casa y ver qué no hay ninguna de estas señales y si las vieras, borrarlas al instante. 

Sistema de videovigilancia y alarmas

Para estar tranquilo y poder irte de vacaciones o estar en tu residencia habitual sin pensar en la segunda residencia, lo mejor es que instales un sistema de videovigilancia que vaya conectado directamente a la policía y que en caso de detectar algún acceso intruso, salten las alarmas. 

Eso sí, asegúrate de que la policía actúe rápido, pues los okupas consiguen entrar, ya que la cosa se complicaría. Y si te animas y tienes suficiente solvencia económica, apuesta por un vigilante privado. 

Tapiar puertas y ventanas

Aunque no es la opción más estética y bonita, es un método que ayuda a que los okupas no puedan acceder con tanta facilidad a esas viviendas que están en desuso. 

Sin embargo, esta opción solo te servirá si la casa que quieres tapiar no la sueles frecuentar al cabo de bastantes meses, pues sino no te saldrá a cuenta. 

En el Raval de Barcelona y en el barrio de Vallecas de Madrid, se suelen  ver este tipo de viviendas tapiadas por el gran volumen de okupas que habitan en esa zona. 

Unos vecinos aliados

Llevarse bien con los vecinos nunca está de más, pues además de que la convivencia será más agradable, en situaciones así pueden ser muy útiles para darte un aviso en caso de okupación o vigilarte la casa de vez en cuando. 

Si tienes buena relación, dale una copia de llaves y haz que cada semana le echen un vistazo, cuiden de las plantas y hagan parecer que hay alguien viviendo. 

Tus vecinos pueden ayudarte a que tu casa no sea okupada.
Tus vecinos pueden ayudarte a que tu casa no sea okupada.

Quitar todo tipo de evidencias 

Ya sabes que los okupas son bastante avispados para esta serie de acciones, y sí ya se suelen buscar la vida bien para okupar viviendas, imagínate si le damos evidencias o pistas de que nuestro hogar es una presa perfecta. 

Por eso, si por ejemplo tienes tu piso en alquiler o en venta, quita el letrero y anuncia tu piso por internet porque puede ser una pista perfecta para este colectivo. 

Conclusiones

Según datos y estadísticas del Ministerio del Interior, la ocupación de las viviendas no para de crecer y en los últimos años está habiendo un aumento exponencial de esta práctica ilegal. 

Desde 2016, las okupaciones han aumentado casi un 50% y un 20% creció sólo entre el 2018 – 2019. Sin embargo, parece ser que lo peor está por llegar, pues con el confinamiento y la crisis del Coronavirus se han multiplicado las ocupaciones en segundas residencias.

Actualmente, la cifra de los hogares okupados en España ronda los 100.000, y donde la situación es realmente alarmante es en Cataluña, que se lleva una gran parte del porcentaje. 

La okupación está en el punto de mira por el aumento de casos
La okupación está en el punto de mira por el aumento de casos

Por eso, es importante que se tomen las medidas necesarias y se conozcan todos los pasos a seguir en el caso de sufrir una ocupación de una vivienda. Recuerda que se ha de tratar todo por vía legal y no actuar por tu propio pie, ya que puedes salir mal parado tú como propietario y no el okupa que te ha roto todos los esquemas. 

Resumen
¿Qué debes hacer si okupan tu casa? ◈
Nombre del artículo
¿Qué debes hacer si okupan tu casa? ◈
Descripción
Ante el aumento de okupaciones de viviendas en España, descubre cómo actuar y qué puedes hacer y qué no si okupan tu casa.
Autor
Publisher Name
Kasaz
Publisher Logo
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *