Compradores

De recorrer la Península en barco a comprar un piso en el Poblenou de Barcelona

04/06/2020

author:

Tiempo de lectura: 9 minutos

Conoce la historia de esta pareja que tuvieron que cruzarse medio mundo antes de decidir que Poblenou sería el lugar elegido para su nuevo hogar.

A lo largo de nuestras vidas, cada uno vive el proceso de compraventa de su hogar de una manera única y especial, pues como sabéis, una decisión tan importante como la de comprar piso debe tener su historia, sus anécdotas, sus buenos recuerdos y no tan buenos y toda una experiencia para el recuerdo. 

Por este motivo, en Kasaz hemos querido comenzar una nueva sección en el blog, donde conoceremos de primera mano a nuestros usuarios y podremos ver y conocer cómo vivieron el proceso de compra venta de su hogar y porqué se decidieron por ese barrio y esa casa, en ese justo momento. 

¿Fue por casualidad o consiguieron lo que realmente estaban buscando? Hoy conoceremos la historia de dos trotamundos que acabaron comprándose un piso en Barcelona después de recorrer la península en barco. ¡No te lo puedes perder!

Eva y Sergi en su nuevo piso de Poblenou.
Eva y Sergi en su nuevo piso de Poblenou.

China, Alemania, Sudamérica … hasta llegar a Barcelona

Aún habiendo miles de personas en el mundo, no queda duda que el amor es cosa del destino, y sino que se lo digan a Eva y Sergi que, siendo los dos originarios de Barcelona, tuvieron que recorrer medio mundo antes de que sus vidas pudieran cruzarse y encontrar y construir entonces, su nuevo hogar. 

Nuestros protagonistas se conocieron estudiando en Darmstadt, Alemania, y tras recorrer varios lugares por separado, y en distintos medios de transporte, – ya que Sergi viaja con su kayak por toda la península-,  volvieron a cruzarse en Stuttgart y Munich. Pero no fue aquí cuando decidieron empezar una vida juntos, ya que tanto Eva como Sergi seguían recorriendo lugares como China o Sudamérica. Al cabo de unos años, la Ciudad Condal fue testigo de su nuevo encuentro y fue en Barcelona donde sus caminos se volvieron a juntar. 

Y es que algo más que sus orígenes en Barcelona debía unir a esta pareja de trotamundos treintañera a hacerles decidir comprar un piso juntos en esta ciudad. 

Ambos aman el mar, la naturaleza, los animales, viajar y conocer gente y ambos son también ingenieros, aunque con distintas especializaciones: Ella es ingeniera de telecomunicaciones y él es ingeniero industrial especializado en energías renovables, pero no todo acaba aquí. Para él, su pasión es el mar y ahora está restaurando un antiguo velero de madera para dedicarlo a la navegación a vela tradicional y el avistamiento de ballenas en las costas del Mediterráneo. ¡Toda una caja de sorpresas! 

Sergi y su perrita Nirvana posando en una travesía con su velero.
Sergi y su perrita Nirvana posando en una travesía con su velero.

Sin embargo, el factor principal que llevó a la pareja a comprarse un piso en Barcelona fue el cambio de trabajo de ella. 

Eva, aunque es nativa de Barcelona ha vivido fuera desde el 2005 (Alemania, China y Suiza). En 2017, unos años después, volvió a Alemania después de pasar 3 años y medio en Beijing de expat y los precios del alquiler en Stuttgart se habían multiplicado por 2, es decir, primero pagaba 700 euros y al volver 1300. 

Al ver que estaba gastando mucho dinero en el piso, pensó que una buena opción sería buscar un piso de compra para amortizar el dinero, pero el mercado inmobiliario allí es muy diferente y había muy poca oferta y el proceso de compraventa era mucho más complicado. 

Pero dio la casualidad que en ese justo momento recibió una oferta muy tentativa en Barcelona, en la startup donde ahora trabaja y volvió a Barcelona, lo que le hizo cambiar de planes y decidir comprar en la capital catalana en vez de en Alemania. 

Poblenou, el barrio elegido 

Todo el mundo sabe que vivir en Barcelona está muy demandado, pero desde hace unos años, escoger el barrio de El Poblenou para vivir aún lo está más. 

La cuestión es que solo hay que ver cómo ha evolucionado el barrio: nuevas construcciones, foco principal de negocios y empresas modernas y tecnológicas, renovación arquitectónica, y un ambiente muy renovado y cool que atrae a todo aquel que se plantea comprar piso. 

Y sí, como era de esperar, Eva y Sergi se decidieron por el barrio de El Poblenou a la hora de adquirir su nuevo hogar. 

Poblenou fue el barrio elegido de esta pareja a la hora de vivir
Poblenou fue el barrio elegido de esta pareja a la hora de vivir

Sin embargo, la decisión no fue fácil y a medida que a Eva se le fue metiendo en la cabeza la idea de comprarse un piso, pasó por distintas fases y preferencias. 

En Beijing vivió en el piso 18 de un rascacielos y en un hutong precioso, una casa tradicional pekinesa de una sola planta en la ciudad antigua y eso le atraía mucho. La mezcla de lo tradicional y moderno era algo que ella tenía en cuenta a la hora de buscar hogar, pero si se ceñía en eso, las expectativas estaban muy altas. Después buscaba desde mini-casitas o bajos con patio a áticos. No tenía una idea clara, sino era más encontrar un sitio con encanto…que tuviese algún toque de madera o piedra, no solo paredes blancas y ya.

Cuando sabía que debía mudarse a Barcelona, su idea principal era buscar una vivienda de dos habitaciones, y en un principio el barrio le daba igual, aunque quería un barrio mono y con vida como Gracia, Sant Antoni, el Born o El Poblenou. 

Eva era de La Sagrera y Sergi de Granollers, pero en esos tiempos vivían en casa de sus respectivos padres y desde que se fueron a estudiar fuera, nunca más volvieron a vivir en Barcelona hasta ahora. 

Cuando se plantearon vivir juntos, la búsqueda cambió un poco y sé enfocaron casi al 100% en Poblenou, para estar cerca del mar y más cerca de algún puerto donde dejar el barco. 

También buscaron que no fuese una calle principal, con mucho tráfico, pues al tener a su perrita Nirvana que está acostumbrada a vivir en el mar o pueblitos, preferían no meterla en el bullicio de la gran ciudad.

No hay duda que a Nirvana le gusta el mar y la aventura.
No hay duda que a Nirvana le gusta el mar y la aventura. @sergibasoli

Ellos querían vivir relativamente cerca del centro, pues yendo en bici ya les estaba bien y deseaban vivir cerca del mar. Querían un barrio que no dependieran del coche o de cualquier tipo de transporte, pero a la vez poder salir fácil de la ciudad si querían ir a la montaña o a visitar a la familia de Sergi. 

Y fue eso y el toque de pueblito marinero mezclado con el aire industrial de sus fábricas abandonadas, el ajetreo de la rambla, el contraste con los edificios modernos al final de Pere IV (Hotel Melià), y los muchos parques y edificios emblemáticos como Can Felipa, Ca l’Alier o la Sala Beckett que hizo que se decidieran por el Poblenou.

Una buena elección para dos jóvenes amantes del mar y con profesiones tecnológicas que hacen sinergia con la zona en la que han escogido vivir. 

El proceso de compra y una perfecta elección

A la hora de buscar se deben tener un poco claras las preferencias y las necesidades de cada uno, pues sino, la búsqueda puede acabar siendo interminable y muy agotadora. 

Teniendo esa idea clara de primeras, Eva empezó su proceso de búsqueda rastreando todos los portales inmobiliarios que le habían recomendado sus amigos: Kasaz, Idealista, Habitaclia…y así, viendo todas las posibilidades podría enfocarse en su objetivo inicial: conocer toda la oferta y empezar a tantear el terreno dentro del mercado inmobiliario de esa zona.

A partir de allí se puso filtros y cada noche revisaba las ofertas. Era un trabajo minucioso y constante. No podía dejar pasar ningún día porque eso podía significar dejar pasar el piso de sus sueños. 

Eva y Sergi disfrutando del pisos de sus sueños
Eva y Sergi disfrutando del pisos de sus sueños.

Dejaba mensajes o llamaba a todos aquellos anuncios que le parecían acordes a lo que ella buscaba y a su vez, contaba con la ayuda de su madre que iba mirando por su cuenta y comentaban pisos interesantes.

Antes de dar con su piso ideal, llegó a ver unos 10-15 pisos en un año y su madre, que era una ayudante perfecta en este proceso de compraventa, antes de que Eva aterrizara de nuevo en Barcelona, vio unos 25.

Siempre se fijaban en que un piso tuviera sobre todo luz y por eso escogían ir a ver los pisos de día, para observar la cantidad de luz que podía entrar. Ella no quería volver a revivir una época de su niñez en que se crió en una habitación que daba a un patio interior y por eso, sin duda era una de sus prioridades a la hora de escoger piso.

Eva regando las plantas de su balcón.
Eva regando las plantas de su balcón.

Por otro lado, su madre le hizo ver la importancia del ascensor a la hora de comprarse un piso, y por lo tanto, también fue un elemento a tener en cuenta. 

Cada proceso de compraventa puede durar más o menos, pero ellos desde que empezaron a buscar piso hasta que firmaron, se tiraron casi un año. 

Estuvieron a punto de comprar otro piso antes del que viven ahora, justo a una calle de este. Esta vez pudieron irlo a ver los dos, pero se iban de vacaciones al día siguiente y se decidieron a hacer una oferta cuando estaban en Sicilia a bordo de un velero. Todo fue una odisea…. Pero al final acabaron enviando el documento con firma digital desde la isla de Lipari. 

Sin embargo, esta vez no tuvieron suerte. Se lo acabaron vendiendo a unos amigos de amigos, pero aún así, no les acababa de convencer del todo porque les parecía caro, necesitaba mucha reforma y el salón no era muy grande… aunque siendo sinceros, la terraza y la zona les encantaba. Fue una pequeña decepción, pero a la vuelta de vacaciones reiniciaron la búsqueda. 

A finales del año pasado, Sergi se enamoró de un velero de madera del 1949 en el puerto de Ferrol y lo compró. Se fue allí con su caravana y se puso a arreglarlo. En cuanto estuvo listo, se dispuso a traerlo dando la vuelta a la península hasta Barcelona. Eva había quedado en acompañarle un trozo de la travesía.

Nirvana y Sergi de travesía turística

Iba a volar a Lisboa en cuanto ellos llegasen allí, pero un par de días antes de volar ella vio el piso donde viven ahora y le encantó. Se lo pasó a Sergi, a sus mejores amigas y a su madre y a todos les gustó y además, todos coincidían en que le pegaba mucho a Eva. 

No se lo pensó y llamó para ir a verlo. Tenía hora la primera, a las 10 de la mañana del sábado y justo ese mismo día ella tenía un vuelo a las 13h hacía Lisboa para empezar su travesía en velero. Hizo la mochila, fue a ver el piso con su madre, y de tanto que les gustó que Eva le dijo a los propietarios que lo quería. 

Y así fue. Estando en el aeropuerto firmó la oferta de compra y justo al llegar a Portugal, zarpando a bordo del barco y en alta mar, les confirmaron que se lo habían aceptado. Nunca se podrían imaginar que en alta mar conseguirían el piso de sus sueños. 

Eva y Sergio recibieron la noticia de que ya tenían nuevo hogar a bordo de su velero.
Eva y Sergio recibieron la noticia de que ya tenían nuevo hogar a bordo de su velero.

Una vez de vuelta, firmaron arras los dos y caminando por su futuro barrio se encontraron de casualidad con uno de los propietarios y les enseñaron el piso a Sergi, una vez firmado. Curioso, ¿verdad? 

Ahora, después de un tiempo de búsqueda y emociones constantes pueden decir que han encontrado un piso que les gusta, con todas las habitaciones exteriores, desde donde ven el atardecer detrás del Tibidabo y la volta catalana a piedra vista. 

Un lugar donde comparten su vida juntos con su perrita Nirvana y donde tienen luz, horizontes y el mar cerquita y disfrutan de la zona, alejados del bullicio del centro e inmersos en un bonito barrio como Poblenou. Un lugar que ahora pueden llamar hogar. 

Un consejo para un futuro comprador

Eva y Sergi, después de estar tiempo en busca de su piso ideal, quieren darte un consejo como futuro comprador que eres: 

Ellos creen que si un piso te interesa de verdad, te lanzes a llamar tan pronto como lo veas, porque los buenos no esperan. Y si no llamas ya, después de 5 minutos puedes haber perdido tu oportunidad. 

Luego, cuando vayas a ver el piso que puede convertirse en tu nuevo hogar, ayúdate de videos para después pedirle opinión a la gente de confianza. Si un amigo arquitecto puede ayudarte, eso te beneficiará. 

Y por último, piensa a largo plazo y date cuenta de tus necesidades reales. Quizás el confinamiento te ha hecho cambiar la manera de ver la vida y ahora tus preferencias han cambiado. ¿Realmente ahora no te sigue pareciendo importante un balcón o una terraza? Dale una vuelta a tus necesidades y ten en cuenta todos los puntos. 

La pareja aprovechando la terraza de su piso.

De este modo, el piso que escojas no lo querrás dejarlo jamás, porque ahora si que se habrá convertido en el piso de tus sueños. 

Si has comprado un piso y te gustaría que tu historia saliera en Kasaz, como la de Eva y Sergi, envíanos un correo a info@kasaz.com o escríbenos un comentario 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *