Compradores

Todos los errores que debes evitar al comprar una casa

14/05/2020

author:

Tiempo de lectura: 9 minutos

Si quieres adquirir un nuevo hogar, no te precipites y ten en cuenta los errores que debes evitar al comprar una casa.

Siempre se ha dicho que comprar una casa es, seguramente, la transacción más importante que puedas hacer a lo largo de tu vida. Y no hay duda que así lo sea. Primero te pasarás muchos años ahorrando, mes a mes, después tendrás que tomar la decisión de mudarte y buscar un nuevo hogar, y cuando llegue ese momento, no querrás caer en errores y arrepentirte toda la vida por no tomar buenas decisiones. 

Toma las decisiones correctas y no te arrepientas
Toma las decisiones correctas y no te arrepientas.

Por eso, para evitar cometer errores que acaban convirtiéndose en habituales y se repiten en reiteradas ocasiones en los compradores, queremos darte los mejores consejos y explicarte que debes hacer para no caer en ellos. ¡Atento a estos 7 puntos clave para acertar en la compra de tu casa!

Evita estos errores y acierta en la compra de tu casa

1.- No tener una buena salud financiera 

Las finanzas y la economía son uno de los puntos clave a la hora de comprar un hogar. Si no se tiene una buena salud financiera, es decir, el suficiente dinero para cubrir gastos, pero además, contar con ahorros suficientes para poder afrontar los porvenires e imprevistos en un futuro, será un error embarcarte en la compra de una casa. 

La gente, normalmente, quiere asumir gastos que realmente no se puede permitir y por eso, antes de todo, se ha de ser realista con la situación en la que te encuentras y saber visualizar el futuro para, en unos años, no sufrir represalias. 

Saber gestionar tu economía es el primer paso a la hora de comprar una casa
Saber gestionar tu economía es el primer paso a la hora de comprar una casa

Márcate un presupuesto y ten claro con qué dinero puedes contar. Calcula tus ingresos mensuales, se franco con tu realidad económica y social y evalúa los gastos y ahorros que tienes para saber hasta cuanto puedes llegar a acceder o cuál es tu tope en la compra de una casa. 

Así, de este modo, ya te estarás marcando unos parámetros que te condicionarán la búsqueda de tu hogar, en este caso, por el precio y en consecuencia, por la zona y tipo de vivienda.

Con lo cual, no pienses solo en cuanto puedes pagar, sino analiza qué zona quieres para vivir y las características de tu hogar. Porque quizás, tienes 200.000 euros, pero tu ilusión es una casa de 4 habitaciones en Sarrià, y siendo sinceros, no habrá forma que consigas un chollo así. 

2.- No pensar en los gastos añadidos

En el primer punto hemos hablado de marcarte un presupuesto inicial, para ver que puedes afrontar y que no, y eso está muy bien. Pero aquí, muchas veces se descuidan otras cosas realmente importantes, que luego pueden ocasionar problemas. 

Comprar una casa no es solo pagar el coste del inmueble y ya, sino que hay una serie de gastos asociados que se deben tener en cuenta. Normalmente, al precio de la casa se le deberá añadir un 10-15% más para gastos como el registro de la propiedad, el notario y las escrituras o impuestos como el ITP, AJD o el IVA. 

A su vez, contratar una hipoteca conlleva unos gastos que también deberán ser considerados y aquí tendréis que tener especial atención a los tipos de interés, o a las condiciones de cada banco. 

Los gastos asociados al a compra de una vivienda.
Los gastos asociados al a compra de una vivienda.

Después, una vez seas propietario, no podrás olvidarte de los gastos obligatorios fijos como el IBI, que es un gasto anual o el impuesto de las basuras, o otros como la cuota de la comunidad, o diversos tipos de mantenimientos. 

Pero los gastos no se acabarán aquí. Cuando ya tengas comprado tu hogar, querrás acondicionarlo, amueblarlo, pintarlo y hasta hacer reformas si se diera el caso y eso, cuesta dinero. Con lo cual, también plantéate, hasta que punto te sale a cuenta comprarte una vivienda de segunda mano o si deberías adquirir una de obra nueva. 

Por lo tanto, en tu presupuesto inicial, mira de sumarle todos estos extras para no llevarte sorpresas y tener que comer las primeras semanas en el suelo, por no tener dinero para amueblar tu casa. 

Todo debe ser premeditado antes, que ahora, por esperar unos meses más, no va a pasar nada. 

3.- Escoger mal una hipoteca

La hipoteca es nuestro detonante para hacer frente a la compra de una casa y por eso es muy importante escogerla bien. 

Muchas personas no conocen cómo funciona una hipoteca o que tipo de hipoteca necesitan para la compra de su hogar y allí es donde empiezan los errores.

Para eso, te sugerimos que te leas nuestro artículo sobre los tipos de hipoteca y te cerciores de escoger la correcta. No siempre el banco va a financiarte todo el dinero y no siempre es mejor escoger una fija que una variable o del revés. Cada caso es un mundo y por eso, asesorarte de un experto financiero es lo mejor que podrás hacer. 

Habla con el banco y negocia la mejor opción.
Habla con el banco y negocia la mejor opción.

Ves al banco, habla con tu entidad financiera de confianza y exponle tu caso. Desde ese momento podrán ver qué tipo de hipoteca concederte o cuanta entrada necesitas dar, entre muchos otros factores. 

Sin embargo, sigue este proceso con pies de plomo. Muchas veces, los bancos se aprovechan de la situación vendiendo seguros de incendios u otros, que luego resultan ya ser establecidos en seguros generales del hogar, para llevarse un incentivo. 

Lo más probable es que el banco no te ofrezca su mejor opción a la primera, así que tantea el terreno, mira varias opciones y quédate con la que mejor te convenga. 

El mejor consejo es que te informes bien de los gastos asociados relacionados con la apertura de la hipoteca, para hablar de frente con la entidad financiera y ser claros y concisos desde el primer momento. 

Y cuidado con solicitar hipotecas a largo plazo, ¡luego acaban saliendo mucho más caras por los intereses!

4.- Solicitar un aval u otras ayudas

Seamos realistas. Si quieres comprarte una casa, deberás tener la suficiente solvencia económica para hacerle frente. Si no, no te sumerjas en esta aventura, pues solo va a llevarte dolores de cabeza por querer hacer una cosa, que por el momento, no te puedes permitir. 

Ya habrá tiempo para todo, de eso que no te quepan dudas, pero todo en su justo momento. Mejor que estos meses ahorres un poco más, y no solicites ayuda. 

Recuerda que lo mejor es que la hipoteca o tus préstamos personales no superen más de un 35-40% de tus ingresos mensuales. Sino, pagar una hipoteca que suponga más de un 30% de tus ingresos, será un auténtico error.

No te molestes si no te avalan. Es señal que deberás esperar más
No te molestes si no te avalan. Es señal que deberás esperar más.

Con lo cual, si pagar el préstamo hipotecario te va a suponer pagar ese tanto por ciento de tus ingresos mensuales, tampoco caigas en el error de solicitar un aval, o una ayuda económica a alguien que no sea el banco. 

Por que si tu situación se complica, o imaginemos que vuelve a aparecer una crisis sanitaria, como la que estamos viviendo ahora, arrastraras los problemas a otra persona. Con lo cual, si no puedes pagar ahora una casa, piensa con cabeza y esperate hasta que sea el momento indicado para hacerlo.

5.- No estudiar el mercado e informarse de la situación actual

Otro de los errores que se suelen cometer al comprar una casa es no informarse de la situación actual y no peinar el mercado. No sirve de nada hacer un estudio exhaustivo de los precios y zonas, y esperar a tomar la decisión 5 meses más tarde, pues las cosas pueden cambiar. 

Es importante buscar información estadística y comparar los precios que hay en el mercado. Mira en organismos oficiales como el Banco de España, el Ministerio de Fomento o el INE o busca asesoramiento de expertos e inmobiliarias y después actúa en consecuencia. 

A veces, más vale gastarse un poco de dinero pero estar bien asesorado que no al fin y al cabo que lo barato salga caro. Un agente inmobiliario podrá conocer el mercado de arriba a abajo y también nos podrá asesorar con trámites y contraofertas. Con lo cual, merece pagar un poco más a veces para ahorrar tiempo y dinero a la larga y evitar dolores de cabeza innecesarios. 

Por otro lado, si estudiaste el mercado a principio de año, ya puedes olvidarte de todos esos puntos de referencia. Ahora el mercado a cambiado por completo y puedes comprobarlo en este estudio que ha realizado el experto en el sector inmobiliario y economista, Raf Jacobs, para ver, como por ejemplo, todo va a cambiar con la crisis sanitaria y qué impacto tendrá el Coronavirus en ámbito de la vivienda.

Conocer las noticias puede hacer que tus decisiones de compra varíen.
Conocer las noticias puede hacer que tus decisiones de compra varíen.

No sirve de nada pensar si es cara o barata la casa a la que queremos acceder, si no tenemos referencias y una base buena que pueda argumentar porque es cara o barata. 

Empieza a estudiar el mercado:

Otra cosa que puedes hacer es, si no te importa la zona en la cual vivir o no tienes una preferencia clara, tanto todos los terrenos del mercado inmobiliario español. Ya sabes que no es lo mismo comprar un piso en Barcelona que en Valladolid o en Almería. 

Estudia tus porqués, piensa bien para que quieres la casa y cuales son tus preferencias y deseos y a partir de allí analiza el mercado. Y deja atrás a todos aquellos que quieren intentar influenciarte. La casa es para ti y tú decides que hacer y que no.

6.- Precipitarse y dejarse llevar por las primeras impresiones

Dejarse llevar, en ocasiones suena demasiado bien, pero a la hora de comprar una casa, es mejor que no lo hagamos. 

Esta vez no podemos ser impacientes ni debemos anticiparnos a acontecimientos sin tener la certeza que lo vamos a hacer correctamente. 

Es importante no dejarnos llevar por la primera impresión y ver varias opciones antes de decidirnos por una casa. Pueden haber casos y casos y puede ser que de la primera vivienda que visites te enamores y encima encaje a la perfección con lo que buscas, pero esto suele pasar muy poco hasta dar con el hogar perfecto para ti. 

Así podría ser perfectamente tu hogar ideal.
Así podría ser perfectamente tu hogar ideal.

Por eso, tómate las cosas con calma, visita tantos pisos como sean necesarios y conoce por completo todo lo que tienen detrás: es decir, si tiene cargas, si hay que hacer reparaciones, etc. Ten en cuenta que no solo es mirar el valor del precio de la casa y ceñirse a eso en la toma de decisiones. También deberás tener en cuenta la localización zona, orientación, los vecinos, etc. 

Muchas veces caemos en el error de querer comprar una casa porque nos gusta y está en buena zona, pero desconocemos otros problemas ocultos que pueden ocasionar problemas a la larga. 

En este caso, aunque haya mucho sentimiento emocional, hay que ser racionales y actuar con cabeza, pues así serán decisiones acertadas y no caeremos en la primera impresión. 

7.- No pensar a largo plazo

Mucha gente se empeña en vivir el presente y olvidar el futuro y, aunque para algunas cosas el Carpe Diem este muy bien, para otras, como en la compra de una casa, deberemos pensar a largo plazo. 

Imagínate ahora vives con tu pareja, sois jóvenes y decidís compraros un dúplex, de dos habitaciones y muy moderno. Ideal, ¿verdad? Si pensáis en el presente, será todo un acierto porque claro, tendréis un piso muy chic y sofisticado y podréis vivir el día a día cómodamente. Pero qué pasará si de aquí 5 años, queréis tener un hijo, pero en vez de uno, por cosas de la vida, ¡son gemelos y vienen dos!

¿Te parecerá tan ideal ahora el tu piso dúplex que te compraste hace 5 años, pero que ahora no es nada práctico y además se te queda pequeño? Seguro que no. 

Pienso en un futuro porque la familia puede crecer.
Pienso en un futuro porque la familia puede crecer.

Y como esto, muchas más cosas a tener en cuenta: Tus perspectivas de futuro, si quieres vivir o no siempre en el centro de la ciudad o eso no es una prioridad, las mejores zonas con colegios o zonas verdes, la cercanía con tus familiares, etc. 

Por eso, evita caer en este error, piensa en el futuro y gastate un poco más ahora, si puedes, en vez de arrepentirte luego. 

Conclusión

En definitiva, ya has visto que precipitarse no es bueno, y menos a la hora de hacer la compra que, seguramente, sea la más importante de tu vida.

Tomate el proceso con calma, revisa y estudia el mercado constantemente y no te dejes guiar o influenciar por aquellos que no son profesionales. Y piensa a largo plazo, ¡no querrás que tus pequeños se queden sin espacio por no pensar en ellos, hace unos años antes de que nacieran!

Si eres un futuro comprador, espero que te haya servido de ayuda este artículo y si eres propietario, ¿caíste tú en alguno de estos errores al comprar? ¡Cuéntanos y explica tu experiencia en los comentarios!

2 Comments
  1. Carlos Becerra

    Gracias por sus consejos

    • Bea Oller

      ¡Gracias a ti por leernos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *