Vendedores

Cómo hacer la declaración de la renta si eres propietario de una vivienda

11/03/2020

author:

Tiempo de lectura: 7 minutos

Esta vez La Campaña de Renta contará con un amplio capítulo inmobiliario que será destinado para saber cómo hacer la declaración de la renta si eres propietario.

Como cada año, realizar la Declaración de la Renta es algo obligatorio para muchas personas, y por eso, en estas fechas, es uno de los temas más hablados vayas donde vayas. 

Sin embargo, se ha de tener una especial noción del asunto si eres propietario de una vivienda. En este caso, deberás saber que hay una serie de impuestos o deducciones a tener en cuenta de cara a vender la propiedad o tanto si eres arrendatario como arrendador.

Toma nota de lo que vamos a explicarte en este artículo y ahórrate sustos imprevistos a la hora de pagar. Si lo haces todo correctamente, te aseguramos que puede salir beneficiado. 

Información básica sobre la Declaración de la Renta

¿Qué es la declaración de la renta? 

Después de tanto oír hablar, seguro que te sabes de carrerilla de que se trata la dichosa Declaración de la Renta. Pues bien, se trata de un trámite burocrático que corresponde a la presentación de un documento donde se exponen los impuestos que cada persona ha ido pagando a lo largo del año. 

Viene a cargo de la Agencia Tributaria, también se conoce como IRPF (Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas) y tiene relación con los ingresos que se han obtenido durante ese periodo de tiempo, en forma de salario anual, prestaciones públicas, plusvalías o rentas de capital, entre otras. 

La declaración de la Renta.
Ejemplo de la declaración de la Renta / El País.

Aún así, no todo el mundo está obligado a hacerla, pues depende de muchos factores que te explicamos a continuación.

¿Quién está obligada a hacer la declaración? 

Por lo general, deberíamos decir que todo el mundo que haya residido en España más de 183 días durante el año natural, sin tener en cuenta si tiene la nacionalidad española o no, o que en dicho país tenga el núcleo principal de ingresos, tanto de forma directa como indirecta, estará obligada a declarar. 

Sin embargo hay ciertas excepciones que se libran de realizar la Declaración de la Renta: 

  • Si cobras menos de 22.000 € al año y tienes solo un pagador, es decir, si solo estás trabajando para una empresa y tu sueldo anual no llega al número estipulado,  vas a librarte de realizar este trámite.
Si con tu trabajo no llegas a 22.000 € al año, no estarás obligado a realizar la Renta.
Si con tu trabajo no llegas a 22.000 € al año, no estarás obligado a realizar la Renta.
  • Si cobras menos de 12.000 € al año, pero tienes más de un pagador, tampoco tendrás que preocuparte. Suma tus ingresos de las empresas en las que hayas trabajado este último año y si no superas los 12.000 €, podrás olvidarte de la Renta por el momento.
  • Si tienes dos pagadores, pero del segundo no llegas a 1.500 € anuales. Es decir, si has  tenido dos trabajos o has trabajado para más de una empresa, y en una de ellas no sobrepasas los 22.000 y en la otra no has llegado a cobrar más de 1.500 euros anuales, también te vas a librar. 

Fechas importantes y plazos para declarar

Para realizar este trámite tan común se deben tener en cuenta diversas fechas. Este año, la campaña arranca el 1 de abril y durará hasta el 30 de junio. A continuación, te explicamos los plazos detallados:

Calendario declaración Renta 2020
Calendario declaración Renta 2020 / Instituto Santa Lucía
  • El 1 de abril se abre la campaña para declaraciones vía telefónica o a través de Internet. 
  • El 13 de mayo arranca el plazo para hacer la presentación de forma presencial.
  • El 25 de junio se acaba el plazo para aquellas declaraciones con resultado a ingresar con domiciliación en cuenta. 
  • El 30 de junio finaliza la campaña de la renta 2019.

Impuestos y deducciones para propietarios de una vivienda

Después de darte grandes trazadas sobre lo que es la Declaración de la Renta y en qué consiste este trámite burocrático anual, vamos a centrarnos en lo que a ti te interesa: la relación que tiene la declaración de la renta con la vivienda. 

Los impuestos a pagar de un propietario

Cuando compras una casa, hay una serie de gastos asociados, además del valor del inmueble, donde, a parte de muchos otros, se ven implicados los impuestos.

Estos impuestos, que los más comunes a pagar son el IRPF, el IBI o el IP, ya los habrás pagado en su momento, con lo cual, a la hora de realizar la declaración de la renta, no deberás pagar nada más y tampoco te devolverán por ello. 

Los impuestos más comunes a pagar son el IBI, el IRPF o el IP.
Los impuestos más comunes a pagar son el IBI, el IRPF o el IP.

Aún así, habrán otros motivos por los cuales podrás desgravar.

Los beneficios de la declaración de la renta para un arrendador

Si eres propietario de un inmueble y al mismo tiempo arrendador, pues has puesto tu vivienda en alquiler, estás obligado a hacer la declaración. Pero no te preocupes, porque muchos de los ingresos que se deben declarar van a verse compensados con una serie de gastos relacionados con la vivienda que se pueden deducir.

Primero de todo deberás saber que los propietarios tienen opción de desgravar los alquileres de sus cuentas anuales, siempre y cuando se hayan firmado antes del  31 de diciembre de 2014. Además, dependiendo de la edad del inquilino, las reducciones serán distintas, aunque todos los ingresos que vengan de las rentas de alquiler, tendrán una reducción de un 60%, independientemente de la edad del arrendatario.

Factores que deducen si eres propietario

Si eres propietario de una vivienda, hay algunos factores que deducirán tu renta: 

  • Los tributos y todo lo que hayas pagado de impuestos y tasas estatales en relación a tu propiedad, como por ejemplo, el IBI, las basuras, los gastos de comunidad, las tasas de limpieza, el alumbrado o el VADO.
  • La prima del seguro del hogar.
  • Los intereses de los créditos pedidos para la compra de la vivienda. 
  • Los gastos de administración, así como vigilancia, portería, cuidado de jardines y otros relacionados con el mantenimiento de la finca. 
  • Gastos de conservación, mantenimiento y reparación como de pintura,  reparaciones, instalaciones eléctricas y sustitución de materiales defectuosos.
La reparaciones y el mantenimiento del hogar pueden deducir en la declaración de la Renta
La reparaciones y el mantenimiento del hogar pueden deducir en la declaración de la Renta.
  • La amortiguación del inmueble y los bienes que contenga (3% del valor  de construcción por el desgaste de la vivienda). 
  • Gastos de formalización del arrendamiento, así como aquellos de carácter jurídico. 

Otros motivos que desgravan en la renta al ser propietario

Además de lo comentado en el párrafo anterior, hay ciertos casos donde se desgrava, dependiendo de las comunidades autónomas donde te encuentres, la edad que tengas o la fecha de firma del contrato de compraventa, entre otras cuestiones: 

  • Hipoteca: Si la vivienda ha sido comprada antes de 2013, lo más probable es que puedas restar 9.040 euros, los compuestos por los intereses y el capital amortizado del préstamo demandado para pagar la casa. En este caso, la reducción máxima será de unos 1.356 euros anuales. 
  • Gananciales: Si en el momento en el que contraes matrimonio decides unir los ingresos de ambos, el patrimonio pasa a ser compartido, lo que resulta una ventaja a la hora de presentar declaraciones individuales y obtener deducciones independientes. 
  • Alquiler: Como hemos comentado, si se alquila la propiedad a una persona natural como vivienda permanente, se podrá conseguir una deducción del 60%. 
El alquiler puede deducir un 60% del total de la Renta.
El alquiler puede deducir un 60% del total de la Renta.
  • Tercera edad: Si quien vende el inmueble tiene más de 65 años, no deberá pagar tributos por la ganancia patrimonial. Y en caso de que se trate de una transmisión de vivienda, no se deberá tributar, siempre que la ganancia sea de un máximo de 240.000 euros.
  • Fecha especial: Si el inmueble adquirido ha sido entre el 12 de mayo y el 31 de mayo, se podrá reducir la renta obtenida en un 50%, siempre y cuando el comprador no sea un familiar. 

Datos que te interesan si eres inquilino de un inmueble:

Deducciones si vives en un piso de alquiler

Si vives en un piso de alquiler, deberás hacer seguramente la declaración de la renta si entras dentro de aquel grupo que están obligados a hacerla, pero también habrá una parte que podrás deducir. 

La mayoría de las Comunidades Autónomas cuentan con una deducción del IRPF en los casos para jóvenes, discapacitados o mayores de una determinada renta. 

Los jóvenes tienen más deducciones a la hora de hacer la renta.
Los jóvenes tienen más deducciones a la hora de hacer la renta.

Asimismo, también hay una deducción a nivel estatal para los inquilinos que han firmado su contrato de arrendamiento antes del 1 de enero de 2015. Éstos podrán tener una degradación del 10.05% de las cantidades pagadas, con un máximo de 9.040 euros para rentas de  hasta 17.707 euros. A partir de aquí, el porcentaje de deducción irá decreciendo.

Alquiler con opción a compra 

Si tu alquiler es con opción a compra, en este caso no se impondrá ninguna excepción o complicación, pues se actuará como alquiler hasta el momento que se ejerza la opción de pasar a compra. 

Cuando pase a compra, se tendrá que aplicar todo lo comentado anteriormente, como si de un propietario de vivienda te trataras. 

Conclusiones

A lo largo de nuestras vidas, casi todas las personas vamos a pasar por el proceso de realizar la Declaración de la Renta. 

Sin embargo, hay veces como cuando eres propietario, que deberás prestar más atención a una serie de puntos que pueden beneficiarte o alterar los resultados del trámite. 

De este modo, toma nota de toda la información que te hemos proporcionado y con la ayuda de la información proporcionada por la Agencia Tributaria, sobre el apartado de Rentas Inmobiliarias imputadas y rendimientos de capital inmobiliario, así como el respaldo de un gestor, si lo ves necesario, podrás declarar tu renta de la mejor manera posible y así olvidarte de ella, hasta el año que viene.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *