Historias de Casa

Cómo crear una zona de estudio en casa

17/09/2020

author:

Tiempo de lectura: 10 minutos

Disponer de una zona de estudio en casa es indispensable para llevar un buen ritmo y conseguir buenos resultados académicos.

La vuelta al cole ya ha llegado a todo el país y aunque todo apunta a que será un año atípico y con nuevas normativas, hay cosas que se deben conservar. 

El estudio en las aulas es algo fundamental, pero una vez en casa, los más pequeños deberán seguir ejercitando su cerebro. Y aunque esto es algo que siempre se ha seguido haciendo, pues después del colegio los niños ocupan muchas horas en casa estudiando o haciendo deberes, ahora, la situación de pandemia obliga en muchos casos a reconvertir el hogar en un espacio de estudio.

En la mayoría de las escuelas, el método que utilizan ahora es hacer clases presenciales y virtuales, y en las virtuales es donde debemos tener adaptada una zona de estudio en casa. 

Crea un espacio estudio en tu hogar y potencia tu rendimiento académico
Crea un espacio estudio en tu hogar y potencia tu rendimiento académico.

De primeras parece fácil, pero si se quiere obtener un buen rendimiento y buenos resultados académicos, lo mejor es seguir nuestros consejos que te aportamos a continuación para que los más pequeños y no tan pequeños se sientan cómodos estudiando y se adapten a esta nueva modalidad de aprendizaje en casa. 

¡Estate atento a las recomendaciones y empieza a reconstruir tu hogar como si de una mini escuela privada se tratara!

10 consejos para conseguir un buen lugar de estudio en casa

1. Analiza tu casa

Cómo es lógico, cada casa es un mundo, y no será lo mismo ponerse a estudiar en una casa de 60 m2 con 5 personas viviendo que en una casa de 120 m2 y mucho espacio para que “no te molesten”. 

Por eso, es importante que antes de hacer nada te pongas a analizar tu casa y estudies tus posibilidades, de qué espacio dispones y cómo puedes adaptar un lugar de tu hogar a una zona de estudio. 

También ten en cuenta si vas a tener que compartir dicho espacio con alguien o va a ser solo para ti, porque eso también puede variar donde elijas crear tu espacio de aprendizaje. 

2. Escoge el lugar de estudio

Para conseguir que los niños y adolescentes estudien en casa de forma provechosa, debemos escoger un lugar de la casa donde ellos se sientan cómodos y estén agusto, pero a la vez, que sea un espacio tranquilo y donde se puedan concentrar. 

Por eso, en muchas ocasiones se instala el escritorio y la zona de estudio en las habitaciones de los niños, para que así, ellos puedan tener su espacio más privado y evadirse del resto de los miembros de la casa para conseguir una concentración óptima y un ambiente más relajado. 

Sin embargo, en los casos donde la sala de estudio está inmersa en la habitación de los niños, se debe tener especial cuidado y se debe ser muy consciente de que el niño/a deberá separar el ocio y los juegos, del tiempo de estudio. 

Con lo cual, la solución más efectiva sería crear el espacio de trabajo en una habitación aparte a modo de despacho, que en estos casos, lo más probable es que fuera compartida con los demás miembros del hogar, pero ahí no existiría ningún tipo de distracción ni elementos que puedan interferir en el estudio. 

No importa si no tienes una sala solo para estudiar, lo importante es delimitar el espacio.

No obstante, cómo hemos dicho, esto dependerá de cada casa y de la superficie de la misma, pero sea donde sea que se coloque finalmente el escritorio de los jóvenes, lo más importante es que se delimite y se estipule una zona de estudio.

3. Delimita la zona de estudio

Como hemos dicho, aunque no se tenga una sala 100% adaptada al estudio, lo más importante es delimitar un lugar y esto se hace principalmente colocando una mesa o escritorio. La mesa ya hará de límite, con lo cual, ya estás creando una zona de estudio. Después solo faltaría colocar una silla cómoda y hacer que la mesa se adapte a la estatura del niño. 

Con esos dos objetos tu hijo ya podrá empezar a estudiar, porque cómo bien sabrás, se debe evitar estudiar o leer en sofás, sillones o camas, ya que lo más probable que pase es que acaben durmiéndose y no rindiendo como es debido. 

4. Di sí al material escolar

Aunque existe mucho minimalista, cuando hay un niño estudiando en casa, el material escolar no se puede hacer desaparecer, sino todo lo contrario.

Lo mejor para un estudiante es que disponga de todo tipo de material para cada materia, y si hay una zona de estudio creada, todos estos objetos deberán estar al alcance para no tener que distraerse yendo a buscar cada dos por tres cosas que necesita a otra estancia de la casa. 

Unas estanterías serán muy útiles para conservar el orden
Unas estanterías serán muy útiles para conservar el orden

Los libros, el portátil, la calculadora, toda clase de bolis y rotuladores…. ¡todo esto bien a mano para evitar distracciones!

5. Mantén el orden

Sabemos que a algunos críos les encanta todo esto del material escolar, pero eso no significa que tenga que tener la mesa de estudio patas arriba. 

La mesa siempre debe estar libre y con las cosas esenciales para ese momento. Todo lo demás deberá estar en cajones o estanterías, ordenado y colocado para saber dónde está cuándo se necesite. 

El orden es fundamental para llevar un buen ritmo de estudio, ya que si el desorden se apodera del estudiante, puede provocar distracciones y un espacio sobrecargado no ayuda para obtener buenos resultados académicos. 

6. Fuera ruidos 

Si hablamos de distracciones, una de las más comunes son los ruidos. Existen todo tipo de familias y si aparte del hijo estudiante hay más hermanos, o bebés en la familia, la cosa puede complicarse un poco a la hora de estudiar. 

Los lloros del bebé, alguna que otra discusión o peleas entre los padres no ayudan para que el estudiante pueda conseguir sus objetivos. Por eso, es muy importante que la habitación o el espacio dedicado al estudio esté aislado todo lo que se pueda. 

Lo mejor es que se cierren puertas y se intente parar cualquier tipo de interferencia o ruido. Otras técnicas utilizadas es ponerse auriculares y escuchar música relajante para evitar que todo aquello que pueda producir una distracción no la acabe produciendo. 

Aunque a veces no sea posible, trata de evadirte mientras estudias.
Aunque a veces no sea posible, trata de evadirte mientras estudias.

7. La importancia de una buena iluminación

Para estudiar y trabajar una de las cosas más importantes a tener en cuenta es la iluminación. Para realizar tareas de oficina, sea teletrabajando o estudiando, lo mejor es optar por una luz ambiental, ya que es un factor clave para favorecer la productividad. 

De este modo, lo recomendable es que cuando se este estudiando se haga en una zona donde haya una ventana que permita el paso de la luz natural y de manera indirecta. Pero si no es tu caso y no dispones de un balcón o ventana en tu zona de estudio, si has de escoger lámpara con luz artificial, lo mejor es que sea cálida para conseguir una buena concentración y si los colores de las paredes son claros, mejor que mejor.

Si no se tiene una luz suficiente, lo único que provocará es que fuerces la vista y llegues a un tope en tu sesión de estudio o te acabes quedando dormido. 

8. Un ambiente con una ventilación adecuada

Independientemente de las estaciones del año, y de sí haga frío o calor, la zona de estudio siempre deberá estar bien ventilada y con una temperatura adecuada. 

Si el ambiente es frío, esto ocasionará inquietud e incomodidad al tener que recurrir a las mantas o abrigos para estudiar. En cambio, si el ambiente es caluroso, eso provocará estrés y tensión, lo que hará que no se produzca una buena capacidad de atención. 

Una buena ventilación y una buena iluminación para la sala de estudio
Una buena ventilación y una buena iluminación para la sala de estudio

Por eso, lo mejor es que se ventile en el caso de tener que ventilar y se consiga la temperatura óptima para cada ocasión con el fin de conseguir un buen confort y así facilitar el rendimiento y evitar caer en la fatiga y el malestar propio al estar destemplado. 

9. Una decoración sin distracciones

¿Quién ha dicho que la zona de estudio no puede estar decorada? ¡Al contrario! cuánto más a gusto se sienta tu hijo en ese espacio, más horas querrá pasar en él, con lo cual, si quiere decorar la estancia con fotos de su piloto de motos favorito, o de su actriz preferida, ¡déjalo que lo haga! Eso será una motivación extra y hará que sienta más suya la zona de estudio. 

Eso sí, intenta que el espacio no esté muy sobrecargado y no sea motivo de distracciones. Una decoración sutil puede ser beneficiosa, pero cuando se exceden los límites puede hacer el efecto contrario. 

10. El reloj para marcar objetivos 

Entre la decoración, un elemento que puede ser muy útil es un reloj. Tener controlado el tiempo de estudio también es una manera de cumplir con los objetivos. No sirve de nada pasarse todo el día encerrado en esa sala, si no se va a ser productivo. 

Lo mejor es fijarse unas metas de estudio que estén relacionadas con el tiempo. Así se pondrán pequeñas metas con un poco de presión ocasionada por el tiempo que hará que se obtengan mejores resultados y sea favorecedor para el estudiante. 

Marca tus objetivos y créate unos horarios
Marca tus objetivos y créate unos horarios

5 técnicas para hacer que los niños estudien en casa 

Después de hablar de cómo crear una buena zona de estudio, te voy a dejar 5 técnicas o estrategias para que tu hijo quiera estudiar en casa y se consigan buenos resultados académicos. 

El primer punto sería aplicar todo lo que te he comentado a continuación, porque sin una zona de estudio delimitada, hacer que un niño estudie en casa será complicado, pero bueno, esas recomendaciones ya damos por hecho que las vas a aplicar. Por lo demás, toma nota de estas 5 técnicas: 

1. Sé disciplinado 

Que no se pueda ir a la escuela en ciertos periodos de tiempo por la situación que estamos viviendo, no es sinónimo de no estudiar. Por eso, es muy importante explicar a los más pequeños lo que estamos viviendo para que entiendan el por qué de este cambio y que esto no cambia nada a aspectos educativos. 

Los niños deberán seguir estudiando porque al fin y al cabo sigue habiendo colegio. De forma diferente y a veces desde casa, pero se debe seguir estudiando. 

Con lo cual, es importante que los niños sean disciplinados y tengan el mismo comportamiento como en la escuela. Deben darse cuenta que las vacaciones ya han acabado y que aunque en ocasiones la escuela será en casa, se deberán cumplir con las tareas, con los tiempos y entregas y seguir con el mismo ritmo de aprendizaje. 

2. Crea una rutina y unos horarios

Si ha tocado la semana de colegio virtual, sigue teniendo en cuenta que aunque no tengan que desplazarse a la escuela, es igualmente una semana escolar.

Por eso, haz que los niños sigan con la misma rutina y horarios: levantarse pronto, desayunar, vestirse, ponerse a estudiar, comer, hacer los deberes, y después tener tiempo libre para que hagan lo que más les gusta. 

Primero hay que hacer los deberes, luego ya habrá tiempo de jugar.
Primero hay que hacer los deberes, luego ya habrá tiempo de jugar.

Ayúdales a hacer un horario y un plan de trabajo adaptado para cuando tengan que estudiar en casa. Crea plafones y horarios visuales y haz que marquen las tareas pendientes y se haga un seguimiento de todo lo que deben realizar. 

De este modo, al hacer una lista de tareas pendientes e ir tachando las que se van acabando, será una motivación para ellos ver el final de la jornada académica y tener tiempo para jugar o realizar cualquier actividad que les guste.  

3. Respeta los descansos 

En el colegio, instituto o universidad, entre clase y clase, los estudiantes tienen aunque sean 5 minutos, descansos para ir al baño, relacionarse con los amigos, o para lo que quieran. 

Con lo cual, si se quiere aplicar el mismo método de estudio en casa que en las aulas, no puede ser que los estudiantes de la casa se pasen 4 horas encerrados en la habitación sin salir ni levantar la cabeza del libro, porque esta técnica de estudio no servirá para nada. 

Por eso, también es importante que se respeten los descansos y puedan hacer también un descanso más largo a media mañana como si del tiempo de recreo se tratara. 

4. Pide ayuda cuando sea necesario

La suerte de estudiar en un colegio es que tienes a tu disposición una serie de profesionales que están para ayudarte en todo momento y resolverte las dudas o problemas que tengas. 

En cambio, cuando se estudia en casa, esto puede ser uno de los motivos de fracaso escolar. Aunque en muchas casas los padres no tienen estudios y no pueden ayudar a sus hijos todo lo que les gustaría, es importante que si se da el caso, los padres estén dispuestos a echar una mano cuando el joven estudiante lo necesite. 

Contar con el apoyo de los padres a la hora de estudiar es esencial para unos buenos resultados
Contar con el apoyo de los padres a la hora de estudiar es esencial para unos buenos resultados

Tener el apoyo de los padres a la hora de estudiar o hacer deberes es muy importante para obtener buenos resultados. Aunque el estudio debe ser independiente, saber que pueden contar con la ayuda de alguien les tranquilizará y les ayudará en los momentos más críticos de su etapa académica. 

5. Haz que el contacto con el centro educativo no se pierda

Si se ha dado el caso de que se tiene que estudiar en casa durante un período de tiempo, lo mejor es que no se pierda el contacto con tu escuela. 

El estudiante, aún desde casa, debe estar muy pendiente de las comunicaciones que se reciban del centro educativo e ir cumpliendo con las indicaciones y las tareas que se vayan mandando. 

Se ha de estar al tanto de los correos, las videollamadas estipuladas con los compañeros o los tutores y no olvidarse de que al fin y al cabo están en la escuela, pero a distancia. 

Conclusiones

Que el curso escolar de este año y parte del anterior haya cambiado un poco la manera de funcionar, no es motivo para que los niños dejen de poner todo su empeño a la hora de estudiar.

Por eso, es importante que se puedan adaptar a las nuevas situaciones y la nueva normalidad y aplicando los trucos y estrategias comentados puedan seguir obteniendo buenos resultados y cumpliendo con sus objetivos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *