Compradores

Trucos y claves para escoger al inquilino perfecto para tu casa

21/07/2020

author:

Tiempo de lectura: 9 minutos

Si has decidido alquilar tu inmueble, es momento de buscar y escoger al inquilino perfecto para tu casa siguiendo nuestros trucos y consejos.

Si te has comprado una casa o estás pensando en comprarte una casa, pero no la vas a usar como tu residencia habitual, sino que va a ser destinada como inversión y para alquilarla, seguro que una de las cosas que te preocupan es a quien meter en tu casa. 

Porque aunque tengas en mente que alguien tiene que ocupar tu hogar, no es lo mismo dejar tu casa en manos de una familia desastrosa que en manos de una familia que sea capaz de cuidar el inmueble como si fuera suyo. 

Una pareja que fácilmente podría ser el inquilino perfecto
Una pareja que fácilmente podría ser el inquilino perfecto

Pero para eso, debes ponerte manos a la obra, no tener prisa e ir en búsqueda del inquilino perfecto: aquel que paga, se lleva bien contigo, no te hace destrozos, y puede llevar una convivencia adecuada con los vecinos. Si buscas alguien así para tu hogar, a continuación te dejamos con 10 trucos y claves que sepas escoger al inquilino perfecto para tu casa. ¡Toma nota de las recomendaciones y haz que la relación entre inquilino y propietario sea de 10!

Cómo escoger al inquilino perfecto para tu casa

1. Determina a quién quieres alquilar el piso

Antes de poner tu casa en alquiler y elaborar un anuncio para que todos los interesados puedan verla, deberás determinar a quién quieres alquilar el piso. Es decir, tendrás que pensar hacia qué público va enfocado tu casa y filtrar a los candidatos por un target específico. 

No es lo mismo alquilar un hogar a jóvenes o estudiantes, que a una pareja sola, o una familia con mascotas e hijos.

Tu decides a quién alquilar tu piso.
Tu decides a quién alquilar tu piso.

Y esto aunque tú lo puedas decidir, también deberás ver las características que tiene tu casa para hacerte una idea de quién puede vivir en ella, porque quizás tu inmueble no sea el ideal para todo tipo de personas. 

2. Haz un anuncio acorde a lo que buscas

Al anunciar tu casa en un portal inmobiliario como Kasaz, deberás ser claro, conciso y sincero. Y con esto me refiero a que deberás especificar bien todos los componentes de tu inmueble (habitaciones, baños, si está amueblado o no, el tipo de calefacción, si tiene ascensor, balcón, terraza, etc….), la ubicación y su superficie, pero además, deberás ser muy sincero con lo que buscas para no perder el tiempo tú, ni los futuros inquilinos. 

Si no quieres mascotas, ponlo desde el primer momento para descartar gente que sí las tenga, si no quieres gente mayor o la casa no está pensada para ellos porque tiene escaleras o cualquier impedimento, avísalo con antelación ya en el anuncio, y si no quieres jóvenes estudiantes que formen fiestas cada fin de semana, también especificadlo. 

De este modo estarás reduciendo la demanda, pero ganarás tiempo y ellos no lo perderán. Para algunas personas, buscar piso de alquiler puede ser una tarea complicada, así que si se lo ponemos fácil y claro desde el primer momento, ganaremos todos. 

3. Déjate asesorar por una agencia inmobiliaria

Las agencias inmobiliarias juegan un papel muy importante a la hora de ayudar a los propietarios a poner en venta o en alquiler un inmueble. En muchas ocasiones, los propietarios no tienen demasiado tiempo para hacer una elección ideal de los inquilinos, y por eso, recurren a profesionales del sector, como los agentes inmobiliarios para que les echen una mano. 

Ellos te ayudarán a gestionar las visitas y realizarlas, a poner el precio adecuado al inmueble acorde al mercado actual, a redactar el contrato de arrendamiento, a aconsejarte en cualquier momento y hasta a seleccionarte al inquilino. 

El agente inmobiliario podrá ayudarte en todo este proceso.
El agente inmobiliario podrá ayudarte en todo este proceso.

Sin embargo, nosotros pensamos que la última decisión sobre quién va a vivir en tu hogar deberás supervisar tú, como propietario, aunque la agencia pueda ayudarte a descartar y hacer una selección previa de los candidatos. 

De este modo, ellos también se podrán hacer cargo del control de los pagos, de todos los papeleos previos y de las gestiones implicadas con el piso a alquilar. 

4. Conoce a los posibles inquilinos

Como hemos comentado, aunque prefieras que toda la gestión la haga la agencia inmobiliaria que has escogido para que te preste sus servicios, creemos que es importante que la última decisión la tomes tú y conozcas a los inquilinos “finales” antes de que firmen el contrato. 

De este modo no te encontrarás sorpresas y podrás conocer la vida y las circunstancias de cada persona de modo más personal, para luego decidir, con la ayuda del criterio del agente inmobiliario con qué inquilino te quedas. 

Imaginate que al agente inmobiliario le ha caído más en gracia unos posibles inquilinos, pero a ti, por lo que te cuentan y la impresión que te dan, te gustan más los otros. Al fin y al cabo es tu casa y deberás escoger tú. 

5. Confianza y primeras impresiones  

Déjate llevar por las primeras impresiones y fíjate en su comportamiento, en la forma en la que miran el inmueble, analiza las preguntas que te hacen y hazles tu también a ellos, y quédate con aquellos que te transmitan confianza y tranquilidad. 

Alguien que mira el piso rápido y sin detenimiento, o que hace muchas preguntas poniendo demasiadas pegas, puede ser que traiga problemas a la larga. 

Opta por alguien que esté acorde con el precio y no quiera regatear todo el rato, que conozca la zona y se haya interesado por los alrededores, y que lo veas como alguien de fiar en la primera impresión.

Si tienes dudas, descártalo. Habrán muchos más posibles interesados que aparecerán, así que no te quedes tampoco con el primero que venga. Haz un chequeo de las opciones y escoge aquel que más confianza te de, ya que esto luego puede garantizar los pagos de la renta. 

Las primeras impresiones también ayudan a decidir.
Las primeras impresiones también ayudan a decidir.

Y ojo con aquellos que parecen ser los inquilinos perfectos de entrada. Si alguien se tira demasiadas flores reiteradamente, dice ser que tiene mucho dinero o que es buen pagador, o cuando le preguntas todo lo niega o todo lo afirma, siempre a tu conveniencia, duda de él. 

Por eso es importante analizar un poco más de cada candidato y saber escoger bien, y sobre todo, no olvidarse de preguntar con quien piensa vivir. ¡Qué a veces nos llevamos sorpresas!

6. Investiga un poco más a los candidatos

Hoy en día todo el mundo puede hacer de detective, y teniendo un nombre y un apellido podemos saber muchas más cosas de las que crees de dichas personas. 

Para no llevarte sorpresas, investiga un poco más de los candidatos antes de tomar una decisión final. Entra en las redes sociales o en el mismo google y busca su nombre y apellidos. Seguro que te sale más de una información que puede servirte. 

Quizás puedes conocer dónde vivía antes, el motivo por el cual se muda, cuántos hijos tiene, qué hobbies tiene, cómo es su vida… y todo esto sin que se entere. Y eh, no tiene nada de malo, porque hoy en día las redes sociales están hechas para stalkear continuamente, así que no te cortes y acierta bien con tu futuro inquilino. 

7. Pide la documentación necesaria

Cuando pongas en alquiler tu casa, lo primero que debes asegurarte es que el inquilino elegido pueda pagar las rentas. De este modo, se deberán pedir unos documentos que acrediten sus condiciones laborales y te den una garantía de que va a poder pagar el alquiler cada mes. 

Por un lado, pediremos el contrato laboral, y así podremos comprobar qué tipo de contrato tiene, su duración, su antigüedad y a que se dedica. 

Por tipo de contrato, si es indefinido tendrá más estabilidad que si es temporal, ya que sabemos que cuando se le acabe el contrato lo más seguro es que se quede sin trabajo y con lo cual nosotros sin garantía de que nos pueda seguir pagando, y si es de obra, será parecido, ya que cuando acabe la fecha del proyecto o obra que está realizando, a no ser que le contraten para otra, muy seguidamente, se quedará parado. 

Pide toda la documentación que sea necesaria para garantizarte los pagos.
Pide toda la documentación que sea necesaria para garantizarte los pagos.

En cuanto a la antiguedad, si alguien lleva ya años trabajando en una empresa, nos puede dar una impresión de estabilidad que si alguien lleva 3 meses, con lo cual también es otro dato a tener en cuenta, aunque no determinante. 

Y por otro lado, algo fundamental a pedir son las nóminas. En este caso se suelen pedir las últimas tres nóminas y con ellas se comprobará el salario del futuro inquilino y si el contrato se muestra actualizado. 

Si la persona interesada es autónoma para poder comprobar sus ingresos, se le pedirán los últimos tres trimestres del IVA o el último Impuesto de las Personas físicas que presentó.

8. Usa un seguro de alquiler

Aunque el candidato elegido te haya dado muy buenas vibraciones y parezcan la pareja o la familia perfecta, nunca te acabes de fiar del todo, pues la vida da muchas vueltas y nunca sabes qué va a deparar la vida de tus inquilinos de aquí unos meses. 

Por eso, ahora cada vez más, los propietarios a la hora de arrendar su inmueble, utilizan un seguro de alquiler contra posibles impagos. 

Normalmente, cuando alguien va a coger una casa de alquiler, ya sabe que va a tener que depositar el mes en curso, dos meses de fianza y el mes de honorarios de la agencia, en caso de que se haya hecho todo el proceso con una agencia. 

Los dos meses de fianza, sirven como una garantía adicional, en el caso de impagos o posibles daños de la casa, pero ahora, como han crecido los casos de morosidad, tener un seguro de alquiler proporciona una garantía extra al propietario. 

Así se garantiza que las rentas impagadas las recibiremos igual, ya que en el peor de los casos, cuando un inquilino deba dinero a un propietario, podrá acudir al seguro contratado para recuperar sus rentas. 

9. Un contrato conforme para ambas partes

Hasta el inquilino más perfecto, curioso y educado se puede volver rana en cualquier momento si la relación entre arrendatario y arrendador se tercia. Es decir, todo el mundo se comportará bien, hasta que no haya nada que le sea disconforme. En ese momento, si las cosas no se cumplen o no se pueden solucionar, es cuando pueden empezar los problemas. 

Por eso, es importante que el contrato que se firme sea conforme para ambas partes y los dos, de forma igualitaria, lo cumplan a rajatabla. 

Si alguien incumple alguna cláusula del contrato, sin preguntar o poder modificarla con un acuerdo previo, ahí es cuando aparecerán los problemas. 

Con lo cual, asegurate que el contrato sea correcto e intenta mantener la mejor relación con tu inquilino. 

10. Haz que se sienta a gusto en tu casa

Definitivamente, si has seguido todos nuestros consejos, seguro que has dado con el inquilino perfecto para meterlo en tu casa, pero ahora, eso no es todo, ya que como sabes, lo más importante de todo es llevarse bien a lo largo de todo el contrato acordado. 

Haz que se sientan como en su casa.
Haz que se sientan como en su casa.

Para ello, tú como propietario, puedes hacer que el inquilino se sienta agusto en tu casa de la siguiente manera: 

  • Dale facilidades cuando necesite hablar contigo de cualquier aspecto relacionado con el piso, y muéstrate disponible y pendiente de lo que necesita. No le ignores y busca solución a sus problemas. 
  • En el caso de tener que hacer alguna reparación, lo más normal es que corra a tu cargo, pero podéis llegar a un acuerdo hablando y viendo de que se trata. 
  • Sé flexible y entiéndelo: En caso de haber tenido algún problema de salud, familiar o de trabajo, no te alarmes si no te paga justo el día acordado y trata de ver que pasa. 
  • Muéstrate receptivo y ayúdale a instalarse contándole todo lo que necesita saber del barrio, la casa o las zonas de los alrededores. 

De este modo, si tu das, te aseguro que ellos darán mucho más respondiendote con responsabilidad y puntualidad en los pagos y en el cuidado de tu casa. 

Conclusiones

Ya ves, si has comprado casa recientemente o tienes una casa y quieres alquilarla, tan solo deberás aplicar nuestras recomendaciones parra dar con el inquilino perfecto.

Y recuerda, no juzgues a los posibles inquilinos antes de tiempo, escúchalos, analiza bien sus necesidades y seguro que encontrarás a la mejor persona para cuidar tu hogar, el tiempo que necesites. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *