vender piso

10 trucos para enseñar tu piso de manera exitosa

12/02/2019

author:

10 trucos para enseñar tu piso de manera exitosa

Tiempo de lectura: 7 minutos

La visita es uno de los momentos más esperados a la hora de vender tu casa y por eso es importante saber cómo enseñar tu piso para conquistar a los compradores.

¡Ha llegado la hora! Tu momento más esperado ya está a la vuelta de la esquina. Después del éxito de llamadas que estás teniendo para visitar tu vivienda, debes prepararte para la ocasión con tus posibles compradores y eso, cómo si de la primera cita con tu gran amor se tratara, necesita unos preparativos para que todo salga bien ¿no crees?

Cuanto más preparada tengas la manera de enseñar tu piso, mejor te saldrá esta acción y más impresionarás a los posibles interesados. Para que todo salga bien, hemos elaborado una lista de 10 consejos o trucos para ayudarte a la hora de enseñar tu piso. Toma nota y después aplícalo, ¡verás que bien te va!

10 consejos a la hora de enseñar un piso

1. Di adiós a los objetos más personales por unas horas

Cuando un posible comprador va a visitar tu piso, lo primero que quiere hacer es imaginarse viviendo allí.

Por lo tanto, deberás sacar todos los objetos más personales de tu casa, como por ejemplo, los marcos de fotos, todas las medallas y trofeos que tienes en aquella vitrina llena de polvo, recuerdos de cada país que visitas, etc.

Cuanto más limpia de objetos y neutra esté la casa, mejor, porque además, piensa que así se verá más espaciosa y ganarás algún metro cuadrado de más.

Evita mostrar objetos o fotos personales al enseñar tu piso. / Pinterest

2. Aprovecha la luz natural e ilumina la casa

Una casa se verá más fiable si está iluminada al 100%. No valen los espacios oscuros o con poca luz porque pueden ser sinónimo de que estás ocultando algo. Haz las visitas a plena luz del día y aprovecha los rayos de sol,  y si has de encender luces, ¡hazlo! Te aseguro que por eso no te subirá mucho tu factura energética.

Moderno piso con balcones en El Raval anunciado en Kasaz. / Kasaz

3. Ventila, limpia y ordena tu hogar (a fondo)

Que un hogar esté limpio es algo lógico a la hora de enseñar un piso, pero créeme, se ha visto de todo. A veces, lo que para uno parece estar limpio, para otros solo es sacar el polvo, así que ponte ropa vieja y dedícale todo un día, o dos, o tres, dependiendo de la mugre que tenga tu casa, a limpiar a fondo tu piso.

Imagina que es la primera vez que vienen tus suegros a casa y como bien sabes, no querrías que tu suegra estuviera pasando el dedo por los muebles y encontrando polvo ¿verdad?

Pues lo mismo con los compradores. ¡Deja tu casa reluciente y tira todo aquello que no uses o sea innecesario! Lo mejor de todo es que después de tirarte horas y horas limpiando, lo vas a agradecer.

Antes y después de la bañera de un piso. / La voz del muro

4. Busca canguro para tu mascota

A día de hoy, los animales son muy queridos por todos, pero siempre hay alguien en este planeta que los odia o no los soporta. Con lo cual, no sabes si tu futuro comprador es uno de esos. Y para evitar posibles sorpresas y hacer que no se vaya corriendo a causa de su pánico por los perros o su alergia a los gatos, busca canguro para tus mascotas.

Déjaselas a un amigo, a tu hermano o haz que tu compañero de piso (ya sea tu mujer, marido o hijos, o quién sea) se lo lleve a dar una vuelta al parque, aunque sea al más cercano.

De este modo, la visita será más sencilla y no tendrás que estar repitiendo 30 veces: “Rocky no, Rocky prou, Rocky deja al señor y no lo olfatees más…”

No a todos los compradores les gustan los perros. Haz que se sientan cómodos.

5. No uses los armarios como escondite de todo lo que “no sé donde ponerlo”

Cuando queremos recoger algo de forma rápida, tendemos a guardarlo todo a lo loco en los armarios o cajones, porque sabes que allí todo ese desorden no se va a ver.

Eso es útil para cuando viene una visita improvisada a casa o cuando de repente pican tus tíos y no quieres que vean que tienen al sobrino más descuidado y desordenado del mundo.

Pero cuando esperas una visita de tu futuro comprador con ansias, eso no puede pasar. ¿Te imaginas que quien viene a visitar tu hogar pregunta por el espacio de aquellos armarios empotrados de los que tanto hablas en tu anuncio? ¡Qué vergüenza si se le ocurre abrir las puertas y se le cae encima todo lo que hay dentro!

Mejor si lo ordenamos y lo guardamos todo en su lugar ¿no?

Ordena el armario y evita sorpresas. / Decoración2

6. Sé objetivo ante todo

Sabemos que crees que tu piso es una maravilla y si por ti fuera, acapararías todas las frases que las abuelas dicen a sus nietos para decir que tu piso es el mejor, el más bonito, el más cuco, el más acogedor… el más, el más y el más.

Pero seamos realistas. Más vale ser objetivo que estar halagando cosas que en el fondo sabes que no son así. Tirar tantas flores a tu piso puede hacer que te muestres un poco desesperado, así que… keep calm and say the true.

No hay lugar como en casa, pero sé objetivo con las ventajas y desventajas de tu hogar. / Pinterest

7. Sigue un recorrido concreto

Imagínate que estás siguiendo un mapa del tesoro…Primero te encontrarías un terreno general, después empezarían a surgir zonas más difíciles y con obstáculos y finalmente, al seguir el camino de pistas, llegarías a la parte final: el premio o el tesoro.

Con la visita de la casa, debes hacer lo mismo. Primero debes mostrar las zonas más comunes, como el comedor y salón, las habitaciones o la cocina, después pon en medio del tour aquello que no te agrade demasiado, como por ejemplo el baño (si en tu caso es pequeño y sin mucho rollo) o zonas como la galería, el patio interior o el trastero y para el final, deja lo mejor.

Así si hay algo que no les ha convencido de tu hogar, puedas salvar la visita enseñando esa terraza tan espectacular, la preciosa piscina o aquel desván que usas para zona de juegos o de relax.

Probablemente, con último que vean, es lo último que se les quedará en la mente y se olvidarán de la pared desconchada del lavabo o de aquel perchero de trapos de la cocina que estaba colgando de un hilo.

La sala de juegos siempre es una buena opción para enseñarla lo último.

8. Si necesitas ayuda, pídela

Muchas veces creemos que nuestro piso está listo para ser enseñado, pero quizás no es así. ¿A qué le pedirías consejo a una amiga si no sabes que ponerte en una entrevista de trabajo? Pues aquí, lo mismo.

Pide consejo a tus amigos y familiares y deja que opinen de cómo se ve el piso. Y si aún no te convence, habla con un profesional y prueba, por ejemplo, las técnicas como el home-staging. De este modo, seguro que tu piso queda de catálogo de revista.

Antes y después del HomeStaging / Home Group

9. Tu impresión y aspecto también cuenta

Aunque lo importante en esta cita sea la casa, tu impresión también cuenta. ¿Qué dirán si te ven abrir la puerta de la casa en chándal y zapatillas de estar por casa? ¿O todo despeinado? Quizás crees que no es algo que tenga que ver demasiado, pero importa más de lo que piensas.

Cuida tu imagen y verán que eres una persona cuidada, limpia y que por lo tanto trasmites lo mismo a tu hogar.

También es importante saber cómo actuar. No te muestres nervioso ni desesperado. Si le interesa el piso, no te preocupes que lo comprará. No le insistas demasiado y no tengas prisa por vender. Muestra tu hogar tal y como es y estate tranquilo.

La aparencia del vendedor es tan importante cómo enseñar un piso bonito.

10. Habla, pregunta y crea confianza

Seguramente, entre medio del tour, el interesado por tu hogar te haya hecho alguna que otra pregunta cómo los acabados, la comunidad, el edificio, las instalaciones o cosas parecidas.

Piensa que puede preguntarte acerca de todo, así que sería bueno si le das un repaso a tu casa antes de mostrarla y aprendes bien todos los materiales y características de la misma.

Además, al acabar, muestra interés por el futuro comprador. Pregúntale qué le ha parecido, qué es lo que más le ha gustado y si desea hacer una segunda visita con algún familiar o acompañante más. También dile si quiere saber más información acerca de algún aspecto o dato y quedar en veros o llamaros en otra ocasión.

Nunca dejes la visita en el aire y cierra otro encuentro, ya sea para decir que si o que no.

Crea confianza con tus posibles compradores.

Espero que después de leer estos trucos y consejos puedas aprovechar al máximo las visitas a tu piso y demostrar que tu hogar es una buena oportunidad para cualquier comprador.

Recuerda que el anuncio con buenas fotografías e información de calidad y a posteriori, la visita, son las dos cosas que se deben cuidar más en el proceso de venta de una vivienda.

¡Aplica estos trucos y suerte con tu home tour!


Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *